La Baja Edad Media fue tiempo de conflictos entre reyes, ciudades y nobles. Para proteger sus posesiones, dominar los caminos o defender sus interesas respectivos, muchos nobles construyeron castillos en sus tierras, aldeas o villas de señorío. A finales del siglo XV las tierras de Ávila se poblaron de castillos.
castillo-de-la-adrada
En la actualidad la provincia cuenta con 19 fortificaciones de este tipo distribuidas por todo su territorio. Aparte de servir de reclamo y casi de signo de identidad de algunos de los municipios más renombrados, su visita sirve de guía para asomarse a varios de los rincones más insólitos y emblemáticos de la provincia. Arévalo, Madrigal de las Altas Torres, El Barco de Ávila, Las Navas del Marqués, La Adrada y Arenas de San Pedro son algunos de esos lugares de visita obligada. castillo-de-valcorneja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*